Neuquén

Los objetos encontrados en la cueva de Chenque Haichol, cerca de Las Lajas, indican que esa zona fue ocupada al menos desde el 4000 AC.12 Los arqueólogos han desenterrado allí molinos y manos de moler piñones.

 

Se han encontrado indicios que alrededor del 1200 años DC los habitantes de la zona sazonaban sus comidas con la sal extraída de la mina de Troquico, en el norte del departamento Ñorquín, haciendo galerías de hasta 40 metros de profundidad utilizando hachas de piedra con mangos de madera.

Previo al proceso de araucanización iniciado alrededor del siglo XVI realizado por el pueblo Mapuche sobre los pueblos asentados en las distintas áreas de la provincia, se pueden distinguir varias etnias: Picunches; pehuenches y Puelches, de la familia de los huarpes; tehuelches septentrionales y huilliches.

En general, el clima neuquino es de tipo continental, frío, con estación templada. El bioma de la mayor parte de la provincia es el semidesierto con tussoc interrumpido por fachinales en las vegas y mallines, si bien los valles de los principales ríos ofrecen zonas muy fértiles (actualmente dedicadas al cultivo: manzanas, vides, agrios etc), el sector occidental de la provincia contrasta con el oriental: una franja longitudinal lindera con la Cordillera de los Andes se encuentra recubierta por los bosques fríos perhúmedos antiboreales, llamados bosque andino patagónico y Selva Valdiviana. Ambos se diferencian por la densidad de su vegetación y por la presencia en la segunda de epífitas y helechos. En ambas se destacan árboles perennifolios -especialmente coníferas- como el pehuén (emblemático de la provincia), el lipain o “cedro” y el lahuán o “alerce”; y árboles caducifolios como el quetri o arrayán austral, el raulí, coihue, radal, maitén, ñiré, notro, la lenga; más los densos cañaverales -en zonas pantanosas y menucos- de la bambuacea llamada coligüe con brotes comestibles, utilizada otrora para confeccionar “chuzas” o lanzas.

Áreas naturales protegidas

El territorio de la provincia, se encuentra dentro de uno de los más ricos del país en cuanto a biodiversidad y área protegidas, entre los que se pueden contar:

4 Parques nacionales: Nahuel Huapi, Los Arrayanes, Lanín, y Laguna Blanca.
7 Parques provinciales: Auca Mahuida, Batea Mahuida, Los Copahues, Domuyo, El Mangrullo, Epu-Lauquen y Tromen.
4 Áreas naturales protegidas: Boca del Chimehuín, Cañada Molina, Chañy y Cuchillo Curá.
2 sitios RAMSAR: Laguna Blanca y Tromen.
1 Parque Cretácico con bosque petrificado.

Cuenta con centros de turismo internacional, como San Martín de los Andes y Villa La Angostura, teniendo además tres Centros de esquí (Chapelco, Cerro Bayo y Caviahue) y dos Parques de Nieve (Cerro Wayle y Batéa Mahuida – este último administrado por una comunidad aborigen de la población criolla con orígenes tson’k y mapuche llamada puel que reside principalmente en Villa Pehuenia-).

La provincia cuenta con una tradicional historia turística, dada por toda la región de los lagos en donde las localidades de San Martín de los Andes y Villa La Angostura destacan como puntos turísticos tanto en la época estival como invernal. Asimismo, la provincia posee un gran potencial turístico que se encuentra en pleno desarrollo.

Es posible dividir la provincia en 4 zonas de interés turístico

Patagonia de los valles y volcanes: Localizada en el norte de la provincia, esta región está orientada al disfrute del contacto con la naturaleza virgen. La presencia del Domuyo, la cumbre más alta de la Patagonia, representa un atractivo que permite disfrutar del trekking y el montañismo. En este sector se encuentran las áreas naturales protegidas como el Parque Provincial Tromen, el Monumento Natural Provincial Cañada Molina, la Reserva Forestal Lagunas de Epulauquen y la Reserva Natural Domuyo.
Patagonia de los lagos: Se encuentra ubicada en el este de la provincia desde el centro hasta el sur. Las actividades que se realizan en esta zona se relacionan con el turismo de aventura: rafting, montañismo, kayac, mountain bike, vuelo a vela, cabalgatas y otras. Asimismo, se pueden visitar estancias y establecimientos agroturísticos, comunidades Mapuche y circuitos relacionados con el turismo religioso y el avistaje de más de cien especies migratorias y del cóndor en lo más alto de los Andes. La Patagonia de los Lagos es reconocida por su cultura, reflejada en sus artesanías; y por su gastronomía elaborada con productos típicos como la rosa mosqueta, las carnes de ciervo y jabalí.
Patagonia termal: Se ubica al noroeste de la provincia. Los bosques de araucarias de Caviahue contrasta con el paisaje lunar de Copahue. El turismo termal, spa y relax define a esta región. Ya desde la antigüedad, los mapuches otorgaban poderes espirituales a estas agua calientes y sulfurosas características de Neuquén.
Estepa de los dinosaurios: Se ubica al este de la provincia, en la Cuenca Neuquina integrada por un conjunto de capas geológicas que registran una antigüedad de entre 70 y 110 millones de años, con importantes hallazgos de fósiles de animales y vegetales. Asimismo, se caracteriza por la producción de frutas de carozo y pepita; y por los establecimientos vitivinícolas. En esta región se encuentra la ciudad de Neuquén, ubicada en la confluencia de los ríos Neuquén y Limay, y es la capital del territorio provincial es una de las ciudades más importantes de la Patagonia.

Related posts:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *