Córdoba

Capilla del Monte se encuentra ubicada al noroeste de la provincia de Córdoba, a 980mts. sobre el nivel del mar y pertenece al departamento de Punilla. Basa su economía en el turismo que, atraído por sus riquezas naturales y mágica energía año tras año la visitan. El majestuoso cerro Uritorco, elegido como una de las maravillas de Córdoba, es una de sus principales atracciones. Sus ríos con aguas cristalinas donde los turistas disfrutan de un entorno rodeado de sierras, árboles y fauna silvestre le otorgan a Capilla del Monte una cualidad única de paz y armonía.
Otras características particulares de la zona son sin duda su aire puro, considerado sanador, y la gran cantidad de días con sol, promedio 300 al año. En invierno la temperatura baja considerablemente, hasta llega a nevar en algunas oportunidades dándole a todo el entorno un marco bellísimo.

 

Durante la época de temporada alta, promovido por la importante cantidad de personas que nos visitan, se realizan muchísimos eventos tanto deportivos como culturales, cambiando la fisionomía del pueblo por una de gran ciudad.
Conozca más acerca de la flora, fauna, hidrografía, eventos, etc. de Capilla del Monte ingresando en los diferentes links del sitio propuestos a tal fin. Es nuestro deseo que algún día puedan venir a visitarnos, conocer personalmente nuestra localidad y disfrutar más de todo lo que en forma resumida aquí les contamos.

CLIMA EN CAPILLA DEL MONTE

La temperatura mínima invernal es de 3º y 4º c y la estival alcanza aproximadamente 30º diurnos refrescando por las noches. Con una media anual de 17º c. Durante el invierno, frío y seco, las heladas se producen entre los meses de mayo a setiembre. Las lluvias son de tipo ciclónicas estacionales, primavera – verano, nutriendo las cuencas hídricas de los arroyos y ríos que desembocan en los diques y embalses construidos para abastecer de agua potable a la población, y con fines turísticos y deportivos.

Temperaturas Promedio:Invierno: 10º/ Verano: 22º/ Promedio: 16º

Porque se cuenta con un elevado porcentaje de días soleados, alrededor de 300 al año, Capilla del Monte es uno de los lugares con mayor coeficiencia de heliofanía. Esta diafanidad natural del aire, sumada a la ausencia e polución ambiental, dan las condiciones propicias para el paseo, el desarrollo de actividades deportivas, el descanso y el bienestar físico y espiritual.

FLORA EN CAPILLA DEL MONTE

La vegetación predominante de esta región del norte Cordobés es el bosque del tipo chaqueño con la predominancia de especies xerófilas. A medida que nos introducimos en las sierras y el terreno asciende las variaciones de altitud influyen de tal manera en las características ecológicas, que determinan la presencia de “pisos” o cinturones de vegetación, cuya existencia, densidad y elevación, están condicionadas por la altitud total, la temperatura, la humedad, el suelo y ola exposición al viento.

Así hace su aparición el bosque serrano, un bosque generalmente abierto, variante chaqueño que aparece en una franja ubicada entre los 600 y 900/1300 m de altura aprox. Y en algunos lugares húmedos y resguardado situados a mayor altura. Las especies características son el orco quebracho o quebracho de las sierras (Schinopsis hankeana), el coco (Fagara coco), el quebraco blanco (Aspidosperma), el molle de beber (Lithraea ternifolia) y el manzano de campo (Ruprechtia apetala), alternadas con especies de otros ambientes, como algarrobos (Prosopis alba – nigra), chañares (Geoffroea decorticans), piquillines (Condalia montana), talas (Celtis tala), y espinillos (Acacia caven – atramentaria).

Por encima de los 1200 m, y a causa de la temperatura y la escasa profundidad de los suelos, el bosque va siendo reemplazado gradualmente por una formacion arbustiva conocida como “matorral” serrano o “romerillal” debido a la dominancia de del arbusto bajo conocido como romerillo (Heterothalamus alienus), acompañado por romerito (Eupartorium brunufolium) y carqueja (Baccharis articulate). Este segundo “piso vegetal” puede ascender, según el lugar hasta por encima de l600 m. A partir de aquí, hace su aparición gradual el “tercer piso” ecológico: el de los pastizales de altura con predominancia de especies como el pasto, puna o paja brava (Melica marca), que trepan hasta la cumbre del Uritorco.

Los palmares de carandilla o palma serrana (Thrithrimax campestris) son una llamativa y notable formación Típica de esta región cordobesa, creciendo entremezclados con la porción más baja del bosque serrano, ocupando margen es de arroyos, bolsones, y los faldeos inferiores. Florece en verano con vistosas panojas de color crema, sus frutos son del tamaño de una cereza y de sabor azucarado y con las hojas se fabrican pantallas artesanales, esteras y quinchos.

Entre los arbustos más importantes, integrando el sotobosque encontramos: Chilca (Floourencia colepis) Palo amarillo, Piquillín (Ondalia montana), Poleo (Lipnia turbinata) y Peperina (Minthostachys mollis)

FAUNA EN CAPILLA DEL MONTE

La mayoría de las especies presentes en las zonas bajas y en el bosque serrano son comunes con las de los matorrales y bosques chaqueños. Tal es el caso del lagarto overo (Tupinambis teguixin), el pecarí de collar (Tayassu tajacu), la corzuela parda (Mazama guazoubira), el zorro de monte (Cerdocyon thous), el puma (Felis concolor) es el mayor predador terrestre de la zona y se lo puede encontrar tanto en las zonas altas de pastizales como en el bosque serrano y en el chaqueño.

Aves como la lechucita bataraza o alicuco (otus choliba), el carpintero nuca roja (Colaptes melanolaimus), el picaflor coludo (Shapo sparganura)y el rey del bosque (Pheucticus aeroventris), también pertenecen a este estrato. A medida que se asciende, ya por encima del nivel del bosque serrano, es posible avistar dos especies de pequeños loritos: catita serrana de capicho gris (Bolborhychus aymara) y la catita serrana verde (Bolborhychus aurifrons).
Los ofidios de la zona son: coral (Micrurus frontalis), yarará chica (Bothrops atratus), yarará grande o vivora de la cruz (Bothrops alternatus), yarará ñata (Bothrops ammodytoides), y cascabel (Crotalus terrficus).Las especies de este tipo no atacan; simplemente se defienden. Y al ignorancia es un factor clave para que se termine en heridas de distinta gravedad, aquí cabe destacar los escasos accidentes registrados en la Zona (cuatro casos registrados en todo el valle de punilla en cuatro años).

La fauna ictícola está compuesta por pejerrey, carpas, truchas y percas, estas especies son alógenas y fueron sembradas artificialmente.
Esta localidad se encuentra protegida por Agrupaciones Honorarias de Guardafauna – bosques de Capilla del Monte y por la ordenanza Nº 626/87 (y sus reformas), mediante la cual se declara de interés publico la manutención, defensa y mejoramiento de todos los ambientes urbanos, agropecuarios y naturales con todos sus elementos.

HISTORIA DE CAPILLA DEL MONTE

PRIMITIVOS HABITANTES:Los primitivos habitantes de lo que es hoy Capilla del Monte, fueron los Comechingones, que habitaron todo el oeste cordobés. Cabe señalar también la presencia de los Sanavirones, aborígenes del noroeste de lo que hoy es la provincia de Córdoba y parte del sureste de Santiago del Estero. De hecho, la denominación Comechingón es una voz sanavirona utilizada para designar a quienes habitaban en las cuevas y aleros que las formaciones rocosas les brindaron como abrigos naturales. Otra característica habitacional de los antiguos pobladores de lo que hoy es Córdoba,pobladores de lo que hoy es Córdoba, fueron las viviendas semisubterráneas, denominadas como “casa pozo”, de las que hay escasas constataciones arqueológicas. Las crónicas de la época de la conquista describen a nuestros aborígenes como numerosas etnias con las siguientes particularidades en sus rasgos físicos: hombres altos, morenos y barbudos. En el período arcaico fueron cazadores recolectores y, sobre el límite del encuentro con la conquista, practicaron la agricultura incipiente y la domesticación de animales y plantas. La alfarería hallada en los sitios arqueológicos es mayoritariamente rústica y utilitaria. Una característica identificatoria de su cultura material es la punta de flecha lanceolada, en forma de hoja de laurel, que marca el horizonte Ayampitín que se extendía desde Córdoba (La Falda, Pampa de Olaen) hasta el Noroeste de América del Sur; con una antigüedad estimada en 6000 A.C. De la diversidad lingüística de dialectos, agrupados en dos lenguas principales, Henia y Camiare, quedan pocos vocablos que no hayan sufrido la influencia del Quichua, en su avance de norte a sur, acompañando el paso de los encomenderos y conquistadores españoles. Sobre lo dicho cabe señalar un párrafo textual del Pbro. Pablo Cabrera “… Los aborígenes que intervenían en ellas (*) hablaban para la fecha el idioma del Cuzco…” Ya en 1594 Alonso Barzana decía: “Son tantas las lenguas habladas en Córdoba, que a cada media legua se tropieza otra diferente”. (En Giménez de la Espada: Relac. Geo. De Indias. Tomo II, Ap.3) (*) se refiere a querellas con actuación judicial Arch. De Trib., Córdoba, Escrib. 1era. Leg. 72, exp. 2, año 1639.

FUNDACION Y HECHOS HISTÓRICOS:El sitio donde hoy se levanta Capilla del Monte, tiene su origen en una merced de tierra llamada Merced de Gualumba, conferida el 30 de diciembre de 1575 por Dn. Lorenzo Suárez de Figueroa a Dña. Lucía González Jaimes, hija del conquistador Bartolomé Jaimes, cuando era una niña de sólo nueve años de edad. Lucía González Jaimes y su marido Juan Maldonado venden la tierras a su sobrino el Cap. Cristóbal Fúnes el 2 de agosto de 1618. Éste las trueca por otras a Miguel González Jaimes, su tío, el 24 de octubre de 1620. Miguel González Jaimes entregó las tierras como parte de la dote, a su hija Doña María Jaimes, con motivo de su casamiento con el Cap. Gerónimo de Quevedo. El 13 de abril de 1638, la propiedad es vendida a Manuel Rivera. Sucesivas heredades y ventas nos acercan a la fecha en que el Cap. Antonio de Ceballos compra el predio que tiene una extensión de un cuarto de legua al norte y otra al sur, por una legua al naciente y otra al poniente. Es este el momento en que por primera vez se implanta en el mismo, la Estancia que el Cap. Antonio de Ceballos pone bajo la advocación de San Antonio. Construyendo su casa compuesta de sala y dos aposentos y otros cuartos para sus hijos y agregados, un molino y la bodega. El principal cultivo de la estancia lo constituían mil seiscientas cuarenta cepas de vid; además de la siembra de trigo, había algunas plantaciones de frutales como manzanas, peras, higueras y membrillos. Se criaban vacas, bueyes, caballos, yeguas y mulas. Todo lo dicho se desprende del inventario efectuado después de la muerte del Cap. Antonio de Ceballos, en 1719, en su estancia de San Antonio. Este suceso anticipa nuevas ventas entre las que se destaca la perteneciente al 6 de septiembre de 1824, fecha en que es comprada por Dn. Pastor Montoya. Sus descendientes venden parte de las estancia al Dr. Adolfo Doering, afines del siglo XIX, y en ese momento se unifican las tierras con una mensura judicial (1885 mensura de Vilches). El Dr. Adolfo Doering, un sabio alemán llegado al país por invitación del entonces presidente Sarmiento, fue quien hizo trazar definitivamente la planta urbana de la localidad, propagando el centro hasta la actual Diag. Buenos Aires para hacerlo coincidir con la Estación del Ferrocarril. A tal efecto contrató los servicios profesionales de dos ingenieros suizos.Por esa época también se creó una comisión vecinal que dio las bases del primer municipio. El Dr. Doering fue presidente de la comisión directiva de La Academia nacional de Ciencias – Córdoba – Argentina en 1918 y, en esos años albergó en su residencia particular a científicos tales como los Dres. Rimann, Frenguelli, Herrero Ducloux, con quienes realizó importantes relevamientos geológicos y orográficos de la región. Además, Capilla del Monte fue pionera en el Valle de Punilla en cuanto a la planificación de sus servicios públicos como el agua corriente, desagües cloacales y pluviales, trazado de calles, usina eléctrica, correo, escuelas y sala de primeros auxilios, entre otras obras vanguardistas en la zona, para ese momento.

La capilla primogénita que dio origen al nombre de la localidad, fue construida a mediados del siglo XVII.Demolidos sus muros de adobes, a principios del siglo XX, se levantó la actual en el mismo predio.

HIDROGRAFIA EN CAPILLA DEL MONTE

En Capilla del Monte podemos destacar dos ríos que se hermanan al llegar a Los Mogotes, el río Dolores y el río Calabalumba. Continuando su curso unidos hacia el Oeste engrosando su cauce con los afluentes de los ríos Quebrada de Luna y Los Terrones, como así también de las vertientes de algunos cerros como el Calchaquín, Minas o El Pajarillo, conformando el río San Marcos para fundirse por último en el embalse de Cruz del Eje .

En la localidad vecina de La Cumbre, a unos pocos kilómetros del dique San Jerónimo tiene su origen el Arroyo de los Cerros. El mismo cambia su nombre por el de San Jerónimo luego de pasar el dique, y juntándose con el arroyo La Aguadita desembocan en el río San Ignacio. También desde el dique Los Laureles hace su aporte el arroyo Cruz Grande, el cual a la mitad de su recorrido se une con las aguas del arroyo Cruz Chica y juntas desembocan en el mismo río San Ignacio. El río Dolores no es más que la continuación del río San Ignacio y debe su nombre a la localidad que atraviesa antes de dirijirse hacia el dique El cajón, principal reservorio de agua de la zona donde se pueden practicar deportes náuticos no a motor y pesca de pejerrey. Previo a su llegada al dique, el río Dolores incrementa su cauce con las afluencias del río Seco al cual le llegan por medio del río Los Sauces las aguas de los arroyos La Tramontana, Cortadera y del Morro continuando su curso Sur-Norte hacia Los Mogotes.
La trayectoria del río Calabalumba, por el contrario, corre en dirección Este-Oeste. Serpenteando entre las rocas podríamos decir que nace a partir del paraje La Toma, aunque allí es simplemente donde adquiere su nombre, dado que su volúmen hídrico viene creciendo desde las mismas sierras ayudado por las aguas de otros ríos como Los Alazanes, también conocido como La Rinconada, y El Yama Pampa o río La Plata. Estos a su vez reciben aguas colectadas de las cumbres del Cerro Overo y de distintos arroyos como Huertas Malas, Minas,y Los Rocillos que se nutren de aguas pluviales de las cañadas de Minas y el Remanso. Todos estos ríos y arroyos que conforman el río Calabalumba tienen la particularidad de tener un agua muy pura y cristalina, y forman a su paso profundas ollas y hermosas cascadas donde sus visitantes pueden gozar de toda su belleza y frescura. Además se permite en ellos la pesca deportiva de trucha lo que los hace atractivos para aquellos a los que les gusta la pesca con mosca.
Visite nuestra sección Aire Libre para obtener más detalles acerca de los deportes y actividades que se pueden realizar en Capilla del Monte.

Villa General Belgrano

Definida como pueblo de las culturas, Villa General Belgrano asoma con su estilo centroeuropeo entre las Sierras Chicas y las Sierras Grandes, endilgándose el protagonismo turístico del Valle de Calamuchita.

Tejados, jardines floridos y mucha madera dan a la localidad la apariencia de aldea alpina que se acentúa al descubrir los aromas y sabores de su gastronomía. Es que Villa General Belgrano nació de un proyecto agrícola alemán y por alemanes fue habitada conservando aún la cordialidad característica y las tradiciones implantadas por los inmigrantes.

Un clima privilegiado, iluminado por 300 días de sol al año, permite el disfrute sin restricciones epocales de los intensos paisajes de la villa y sus pinares surcados por arroyos. El turista encontrará allí innumerables motivos de atracción como respirar el aire seco y limpio en purificadoras caminatas o practicar diversos deportes contando para ello con la infraestructura adecuada.

Sede de la célebre Fiesta Nacional de la Cerveza, también conocida como Oktoberfest, Villa General Belgrano es visitada permanentemente por multitudes que disfrutan de sus playas sobre el río Reartes, sus campos de golf, sus museos, restaurantes, tranquilidad y cultura.

Villa General Belgrano es el punto ideal donde pernoctar, tanto por su proverbial hospitalidad y amplia oferta de alojamiento, como por su ubicación estratégica que permite emprender excursiones hacia los rincones más bellos del Valle de Calamuchita y regresar en el mismo día a las instalaciones y servicios del confortable lugar.

Historia de Villa General Belgrano

Nació como una aldea centroeuropea en medio de las serranías cordobesas.
En 1929 llegó a este rincón cordobés Paul Friedrich Heintze con el objetivo de forestar las tierras y dar nacimiento a cooperativas agrícolas en base a manzanos y nogales, siguiendo el modelo de Alemania. Así, junto a Jorge Kappuhn, quien contaba con el capital para invertir, adquirieron el paraje El Sauce y concretaron un loteo casi exclusivamente entre miembros de las colectividades de habla alemana. Las primeras 15 familias propietarias llegaron al lugar en 1932, pero las heladas en tiempos de floración no dejaron progresar al proyecto.

Unos años más tarde llegaron a la comunidad un grupo de alumnos, docentes y padres de escuelas alemanas con sede en Buenos Aires. La exquisita comida y la buena atención recibida sirvieron de impulso a la afluencia de turistas e inmigrantes, y la villa comenzó a crecer.

En 1937 se la denominó Villa Calamuchita, pero un extraño episodio sucedido en 1943, en el cual fue quemada una bandera argentina, llevó a la Legislatura cordobesa a cambiar su nombre por el de Villa General Belgrano en homenaje al creador del valioso símbolo patrio.

En 1953 Villa General Belgrano contaría con su propio municipio.

Related posts:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *