Cómo acercar a los más chicos a los artistas plásticos más grandes

Como acercarLas maravillas del arte al alcance de los niños

Desde las obras de Antonio Berni a las de Marta Minujin o Ricardo Carpani, propuestas editoriales para que el arte salga de los museos y se acerque a la infancia por medio de libros atractivos que la interpelen sin solemnidad.

Es posible que los chicos aprendan no sólo a ver sino a tener una experiencia con una obra de arte? ¿De qué manera impactan las experiencias estéticas en el modo en que se percibe el mundo? En Buenos Aires, los principales museos cuentan con actividades guiadas pensadas para los chicos. El Museo Nacional de Bellas Artes por ejemplo presenta distintas actividades lúdicas y pedagógicas para acercar a los chicos a las bellas artes. Así también el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) y EL Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires (MACBA), que proponen visitas guiadas, entre otros. Pero en lo que se refiere al mercado editorial en el último lustro aparecieron distintas propuestas para enseñar la obra de los más importantes artistas visuales locales como extranjeros. No sólo surgieron colecciones sino que hasta se creó la única editorial que exclusivamente edita libros de arte para la infancia.
Editorial Albatros tiene una colección titulada Arte para chicos. Allí hay libros dedicados a Antonio Berni, Emilio Pettoruti, Xul Solar pero también artistas contemporáneos como Marta Minujín. Esta colección está escrita por la especialista en arte y educación Vali Guidalevich. Ella eligió escribirlos desde una perspectiva subjetiva. Desde una primera persona. “¡Hola! Soy Marta Minujín. Soy una artista divertida, entusiasta y aventurera. Nunca me interesó que el arte estuviera sólo en los museos. Prefiero que el arte salga a las calles”, introduce el texto al mundo de las ideas del protagonista. En cada título el artista le cuenta al lector quién es, cuáles fueron sus sueños, y las condiciones en las que realizó su producción.
Hay temas que son dificultosos de abordar. No es fácil explicar la niñez y la pobreza, por ejemplo, que es uno de los temas que hay que abordar para hablar de Juanito Laguna y Ramona Montiel, los personajes de Antonio Berni. Seres que interpelan al chico no sólo en cuanto a una forma diferente de entender el arte de Berni sino en cuanto al tema de la vida con necesidades. La propuesta de Albatros logra un tono para contarlo.
La editorial Arte a Babor fue creada por Silvia Sirkis exclusivamente para acercar el arte a los chicos. Es la única editorial en su tipo. Su propuesta busca ir más allá de la biografía del artista o sus aspectos meramente técnicos. Según su misión “es hacer descubrir a los chicos todo lo que hay de especial, divertido, conmovedor u oculto en el arte”. A través de cuentos dan a conocer la obra y la particularidad de cada creador. En el libro A Benito le gustan los barcos, por ejemplo, se cuenta la historia de amor entre un niño y su barrio. Un niño que no es otro que Benito Quinquela Martín. A esa colección también pertenece A Antonio le gustan los monstruos, que es el acercamiento a la obra y pensamiento de Antonio Berni. Buscan un foco para adentrarse en el por qué la obra fue importante o trascendente.
“Empezamos hace unos cuatro años. Con la misión de acercar el arte a los chicos. Nos dimos cuenta que ni siquiera en las librerías había una sección exclusiva dedicada al arte, para ellos. El Malba empezaba por aquellas épocas a organizar su sector para los más chicos de una forma sistemática. Nosotros vimos que Buenos Aires tenía mucha actividad cultural para adultos, pero notamos que para los chicos el tema del arte estaba relegado. También pasa que a los adultos les cuesta acercar a los chicos al arte por sus propias limitaciones en su formación y prejuicios”, dice Sirkis que además es autora de varios de sus títulos. Entre las novedades del mes se encuentra A Lola le gusta lo imposible. Un cuento para conocer a Lola Mora.
La colección se llama Así me gusta a mí. “Yo traté de buscar un formato afín a los chicos para explicar las cosas. Quise hacer del arte algo más natural. Había o libros muy biográficos, que pasaban por la vida del artista sin priorizar qué es lo importante. O libros muy centrados en la obra. Pero me parecía interesante explicar por qué es importante que hayan trabajado cierto aspecto en su obra. ¿Qué hizo que a Quinquela le haya gustado pintar su barrio? ¿Por qué eso tiene valor?”, explica la autora.
“Entre campos sembrados y animales pastando caminaba Romualdo contento. Desde muy joven había cuidado su estancia. Había trabajado con dedicación pero sobre todo con decisión. Siempre repetía a sus hijos: ‘No bajen los brazos cuando deseen lograr algo; no importa si parece difícil o si dicen que es imposible.’ La pequeña Dolores, a quienes todos llamaban Lola, escuchaba sin entender demasiado, pero veía el orgullo en la cara de su papá.” Así presenta a la futura gran artista Lola Mora, el cuento de la editorial Arte a Babor. “Decidimos elegir autores que luego los chicos puedan ir a los museos que hay en distintos puntos de la Argentina con obra de estos artistas, para que puedan acercarse a ver el original.
Francis Rosenberg e Irene Marín Carpani son dos autoras que participan de la colección de Ediciones Continente sobre arte para niños. El de ellas es el libro dedicado a Ricardo Carpani. “Centauros y alimañas salvajes, gauchos y malevos, bailarines de tango y trabajadores, son algunos de los personajes que habitan los cuadros de Carpani”, dice el texto del libro.
En esta colección también hay grandes de la pintura universal como Velázquez y Picasso. Propone también juegos para que los chicos puedan interactuar con distintos aspectos de las obras. En el libro dedicado a Velázquez, se propone un juego como de álbum de figuritas con obras en autoadhesivo y pistas para poder adivinar cuál va en cada página.
En el dedicado a Carpani enseñan a los chicos a hacer un mural: “Te damos una receta. Elegir un dibujo propio que te guste mucho, calcarlo con lápiz negro, cuadricular esa hoja de calco y tomar una hoja grande del tamaño en que se desee el mural.” Con algunas pistas más los chicos pueden hacer una reproducción a gran escala de uno de sus dibujos.
Ediciones campo estrellado tiene una propuesta muy diferente. En su colección Libro para Pintar dedicada al arte del siglo XX, los chicos pueden colorear a su manera basándose en las más significativas obras de artistas argentinos y uruguayos. Allí también están Joaquín Torres García, Luis Benedit, José Gurvich, Fabián Burgos, Graciela Hasper y Josefina Robirosa. De esta forma el resultado son los propios chicos quienes realizan nuevas versiones de estos clásicos. Campoestrellado pertenece al área de publicaciones de arte para niños de la Fundación Szterenfeld, con la dirección editorial de Silvia Jaúregui. «

Fuente: http://tiempo.infonews.com

Related posts:

El Festival Internacional de Música dedicado a Manuel de Falla relanzado en Argentina
CONCURSO DE POESÍA EN HONOR AL NUEVO REY DE HOLANDA (Argentina)
Jubilación para escritores, una ley necesaria
ArteBA, La muestra exhibe un amplio abanico de opciones artísticas que cautivan a distintos tipos de...
‘Quino’ el caricaturista argentino cumple 81 años
El compositor argentino, Pedro Aznar, cumplió 54 años

Comments

comments

This Post Has 0 Comments

Leave A Reply